domingo, 4 de noviembre de 2012

FEBRERO/2010. OPERACIÓN: MIEDO

 Qué impredecible es la vida, me asignaron la misma habitación que ocupó mi madre hacía apenas unas semanas. En ese momento me sentí huérfana por primera vez,  necesitaba a mi  madre a mi lado. Aún estaba recobrándome  de ver su imagen en la misma cama en la que me encontraba ahora tumbada. Luchó con anhelo, cuántas  ansias de vivir,  cuánta fuerza, cuánta  resistencia…al final  el rival hostil  se hizo con ella …me aniquilará también a mí?. 
Pasé  la noche sola. Mis hermanos estaban muy cansados; llevábamos seis meses mal durmiendo en aquella habitación acompañando a mi madre.  Mis amigas Ángela y Encarna insistieron en quedarse, preferí que se reservaran para las noches siguientes a la intervención. Mi pareja desapareció. Es médico. Acostumbrado a ver morir pacientes en su hospital.. tal vez intuyó que había llegado mi final y no quiso ser testigo. No lograba conciliar el sueño. Como en tantas ocasiones mi fiel compañero el miedo vino a vistarme, juntos  dejábamos pasar las horas que me separaban del quirófano

No hay comentarios:

Publicar un comentario